Mujer gana juicio de $10.000 contra Microsoft por actualización forzada de Windows 10

1 Comentario

Durante varios meses, usuarios han mostrado resistencia a actualizarse al nuevo SO de Microsoft, Windows 10, pero las políticas de la compañía para que los usuarios finalmente se trasladen en ocasiones llegan muy lejos. Parece ser que al menos una cliente de Estados Unidos se pagó un viaje a la corte y ganó un pequeño juicio contra la compañía por cómo desarrolló su último sistema operativo.

El medio Seattle Times informó esta semana que Teri Goldstein, de Sausalito, California, demandó a Microsoft después de que una fallida actualización de Windows 10 le dejó su sistema funcionando mal, propenso a errores e inusable durante varios días. Debido a los problemas asociados con actualizaciones, incluso en las satisfactorias, no es sorprendente que algunos usuarios puedan tener inconvenientes. Goldstein se había comunicado con el servicio de atención al cliente de Microsoft para resolver su problema, pero decidió denunciar a la compañía una vez que fallaron en solucionar su problema. Sus $10.000 reflejan una compensación de lo perdido, así como el costo de un nuevo sistema.

mujer gana juicio contra microsoft

Microsoft había apelado al juicio inicial, pero retiraron la apelación el mes pasado. Un portavoz de la compañía le dijo al Seattle Times que negaron las acusaciones y que habían retirado la apelación para evitar el gasto adicional de un litigio futuro.

Un juicio de $10.000 contra Microsoft no le hará ni cosquillas a las arcas de la compañía teniendo en cuenta las ganancias de Windows 10 en su corta trayectoria. Pero corona un año de varios daños hechos por sí mismo en relación a Windows 10 y la actualización gratuita de Microsoft. Los repetidos cambios en las políticas de actualización de Windows 10, colección de telemetría obligatoria, y las decisiones de matar las notas de los parches y hacer todas las actualizaciones obligatorias (además de los problemas con UWP y juegos) han dejado un mal sabor de boca a muchos usuarios. Ninguna de estas razones es suficiente como para dejar de utilizar Windows 10, pero hablan de los profundos problemas de comunicación que tiene la empresa y que pensaban era su estrategia ganadora. El regalar Windows 10 ha sido un gran concepto, y el proceso por completo podría haberse manejado de una manera en la que las personas quieran cambiarse. En cambio, Microsoft ha estado obligando a las personas a cambiarse, como si uno estuviese obligando a un gato a bañarse.

Con apenas un mes para que la compañía deje de ofrecer actualizaciones gratuitas a Windows 10, Microsoft todavía tiene que decidir qué precio tendrá su sistema una vez que la marca del año se haya cumplido, y dejen de ofrecer la actualización gratuita a sus usuarios. Actualmente, Windows 10 Home tiene un costo de $119, mientras que Windows 10 Pro cuesta $199. Los precios son idénticos entre las versiones descargables y USB del sistema operativo.

¿Qué opinas de la noticia? ¿Alguno de ustedes ha experimentado problemas con actualizaciones en Windows 10? Cualquier comentario, duda o sugerencia pueden dejarlo aquí abajo o mediante Twitter (@AyalaManu).

Si te gustó este post, valoralo por favor ;)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Desde la web

Comentarios

  • Angel

    La verdad, Windows 10 sí está bueno. El problema es el marco regulatorio que lo rodea, con fines insaciablemente lucrativos al punto de dañar la experiencia del usuario, incluso a ofender a las personas con sus frías políticas de privacidad (lo que pasa es que no las leemos, pero pueden llegar a ser de mal gusto).

    Por ejemplo: di la bienvenida a Windows 10 actualizando tan pronto como salió al mercado en todas mis computadoras. Lo disfruto mucho. Luego, hace unas semanas se dañó la tarjeta madre de mi PC gaming y, como había adquirido Windows 8.1 en este equipo a finales del 2015, mi “gratuita” licencia de Windows 10 quedó invalidada al instalar un nuevo motherboard. Sí, mi culpa. No leí las letras chiquitas. La actualización gratuita venía con carga regulatoria.

    Si deseo Windows 10 otra vez, ahora debo comprarlo. Y no es que esté mal comprarlo ¡vale la pena! pero me disgustó el hecho de que la actualización gratuita fuera efímera, diferente a una licencia tradicional. Sigue siendo mi culpa, pero me sentí engañado… esto vale mucho para un comprador.

    Entonces, tengo otras 3 computadoras con licencias “de mentiras”. Windows 10 morirá con estas PCs. No se pueden transferir. Podríamos debatir que en 2 ó 3 años ya habrá Windows 11, etc… pero a veces (como en mi caso) solo unos meses. Y Windows 10 aún es vigente.

    Creo que Microsoft ha hecho bien las cosas últimamente, con el Windows 10, con las Surface, con el Office 365, pero aún le falta estar más del lado del cliente, que sus frívolos abogados le pongan una visita a sus compañeros de innovación y revolucionen el esquema regulatorio, para hacerlo aún más seguro y satisfactorio para nosotros, para que compremos con gusto ¿Creen que no se puede?

    ¿Yo?… con mi Windows 8.1, rapidísimo y MÍO, no “prestado”.
    Podría comprarme Windows 10 Pro cada mes y no representaría un problema económico, pero ya no quiero. Al menos no es este equipo, hasta que Microsoft me obligue. No dudo que sus abogados estén pensando en la manera de hacerlo.