Protección de datos en los videojuegos

En pleno siglo XXI somos ya conscientes de la cantidad de información de cada persona que hay en internet. Mucha la compartimos nosotros mismos a través de las redes sociales como Facebook o Instagram. También hay una gran cantidad de información que debemos dar para registrarnos en la mayoría de sitios web. Además, existe la información resultante a nuestra actividad en línea. Un ejemplo de esto son nuestros intereses. ¿Nunca te habías fijado en que la publicidad de internet parece enfocada para ti? Eso se debe a que las empresas conocen tus gustos a través de tu actividad en línea y seleccionan que anuncios son más adecuados para ti.

Esto ocurre en todos los ámbitos y se ha convertido en algo habitual, pero con la llegada del RGPD y el escándalo de Facebook surgen nuevas dudas. Una de ellas podría ser, ¿cómo protegen nuestros datos los videojuegos? Los videojuegos son un ámbito especialmente sensible ya que muchos de los jugadores son niños. Este es uno de los motivos por los que el RGPD afectará de especial manera a los video juegos. Desde ahora los niños no podrán dar consentimiento para que la empresa de videojuegos pueda almacenar sus datos. Además, cada país ha marcado una edad diferente a la que se deja de ser niño; a los 13 años en España o Inglaterra, a los 14 en Austria o a los 16 en Alemania y Países Bajos. El RGPD prohíbe además el almacenamiento de información personal sin el consentimiento del dueño, por lo que desde mayo será más importante que nunca leer los términos y condiciones de uso, pero esta vez de verdad.

LEER
Recopilación de parodias de Gangnam Style en los videojuegos

Sin embargo, no solo debemos esperar a que la ley y las empresas protejan nuestra información, también existe el riesgo de hackers y malwares. Playstation, Xbox Live u Origin son solo algunos ejemplos de plataformas que se han visto afectadas por estos riesgos. No solo nuestras cuentas dentro de los videojuegos están en peligro, sino también las cuentas bancarias vinculadas a estas. Por ello, existen una serie de consejos que se recomiendan seguir. Uno de estos consejos es usar diferentes contraseñas para cada cuenta, un consejo que habrás oído miles de veces, pero que aún no aplicas. Otro consejo muy importante es no introducir nuestros datos personales en sitios web que parezcan fiables o que no sean de nuestra confianza. Incluso si son de nuestra confianza, conviene comprobar que la URL es la auténtica ya que hay sitios que se camuflan como páginas oficiales, pero si chequeamos la URL, una de las letras no es correcta. Además, es muy recomendable tener un buen antivirus instalado y no jugar desde redes públicas que no tengan nuestra confianza.

Esperamos que después de saber todo esto, desde ahora protejas mejor tus datos, no solo en los videojuegos, sino cada vez que visites un sitio en línea.