¡La gente no lee!

Hoy me pegó algo que me está haciendo postear cosas raras, ahora le toca el turno a los lectores que no leen (que paradoja), hoy en día hay un target de usuarios que son una especie de zombies en internet, ya lo comenté en el post de los adolescentes que dejan sus datos en cualquier lado y ahora voy a hacer un post hablando de la gente que no lee.

Algunos casos que me han pasado en este mismo blog fueron primero con uno del programa Cual Es? de Mario Pergolini, gracias al cual me han llegado mails a través del formulario de contacto en los que las personas me escriben pensando que yo soy Pergolini, me han querido enviar demos de una banda de rock, que les pase mi msn para charlar, un mail para enviar sus CV, y un largo etcétera.

Otro post que acarreó el mismo efecto es el de Patito Feo Vs. Casi Ángeles, donde a diario recibo mails (aparte de los comentarios) de púberes desesperados porque Patito o Brenda Asnicar se comuniquen con ellos, quieren mi msn para que charlemos, etc. Obviamente pensando que yo soy alguno de ellos, es algo muy bizarro.

Creo que uno de los posts que van a quedar en la historia de la blogósfera y que reafirma que la gente no lee un carajo a la hora de comentar es un post de Troy en No puedo creer, si están aburridos y se quieren reir (e indignar) lean todos los comentarios.

Otros artículos que hablan de lo mismo son uno de Luis Villa, otro en QuéTupé!, Jorge también, seguimos con un post de Oscar indignado, y por último un post de Slayer_X que recopila varios casos de lo mismo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad