Tu cámara – Una máquina que ve

Una pequeña reflexión que me encontré en un libro muy antiguo (De  1961), y que al hojearlo descubrí hablaba sobre fotografía. Claro que en ese tiempo sólo había fotografía analógica, pero he modificado un poco el texto para adecuarlo a estos tiempos.

ojo-camara

¿Sabías que tendrás dos cámaras durante toda la vida? Naciste con ellas. Son tus ojos. En cada momento, cuando estás despierto, estás fotografiando el mundo en que vives. Te proporcionan una fotografía a colores y en tercera dimensión de tu casa, de la oficina, el centro de la ciudad, de la gente que te rodea, de cada persona y cosa que encuentres en tu camino.

La cámara sin embargo, tiene una ventaja sobre los ojos: Puede “recordar” en forma permanente cualquier escena que haya visto mucho mejor de lo que puedes hacerlo tú. El cerebro puede grabar lo que has visto, pero pronto lo olvida. En la misma forma las imágenes que recuerda tu cerebro cambian, aun cuando estés pensado en ellas. Pero cualquier imagen que ve una cámara constituye una memoria completa en todos sus detalles y que nunca cambiará.

LEER
Una Nikon comestible

La cámara es una máquina que funciona casi en la misma forma que los ojos. Ambos tienen lentes que dejan pasar la luz. Las lentes enfocan o dirigen hacia atrás de la cámara, una imagen clara de lo que está frente al ojo o frente a la cámara. El iris del ojo tiene una abertura llamada pupila, que puede abrirse o cerrarse para dejar pasar mayor o menor cantidad de luz.

La cámara tiene una pieza metálica con un agujero, llamado diafragma, que desempeña el mismo trabajo. El párpado humano se abre para dejar pasar la luz; el obturador de la cámara se abre en la misma forma. En la parte de atrás del ojo hay una retina sensible a la luz que recibe la imagen. En la parte de atrás de la cámara está el sensor o película, que recibe y conserva la impresión.

Libro: Mis primeros conocimientos, por Grolier Incorporated.

Imagen de: Patersor