¿Dejar el trabajo para emprender un negocio?

Tal y como están las cosas hoy en día, muchas personas ven el autoempleo como la única forma de salir adelante en los duros años de crisis económica que están acechando el mundo entero. Pero, lejos de tratarse de algo reservado únicamente a desempleados y estudiantes, lo cierto es que emprender es algo que también tienen en mente muchas personas que a día de hoy tienen un trabajo y un sueldo fijos… ¿una locura? Quizás, pero todo aquel que se quiera atrever a dejar el trabajo para emprender un negocio debería tener en cuenta, entre otras cosas, los siguientes consejos que seguramente servirán para abrir un poco los ojos a los futuros emprendedores antes de tomar ninguna decisión.

Dejar un trabajo para emprender

  1. Ahorrar. La principal ventaja de tener un empleo fijo hoy en día es que el sueldo que se recibe cada mes permite tener una capacidad de ahorro -aunque sea mínima- muy útil para emprender cualquier negocio sin necesidad de financiación. Antes de tomar ninguna decisión, lo recomendable es dedicar varios meses a apartar el máximo dinero posible para el negocio.
  2. Poner a prueba la idea de negocio. Muchas personas creen estar convencidas de que su negocio funcionará sí o sí, y por alguna extraña razón optan por dejar de lado la idea de «tantear» el mercado para ver si realmente esa idea puede funcionar. Es más que recomendable hacer pruebas del negocio (contactar con proveedores, hacer búsquedas de clientes aunque no se llegue a ofrecer aún el servicio, etcétera) dado que ello puede venir muy bien para no empezar el negocio partiendo desde cero.
  3. Predicciones realistas. Es más que probable que durante el primer año, el negocio no deje ni un céntimo de beneficio más que lo justo para cubrir los gastos. Hay que ser realista y nunca hay que confiar en el «ya vendrán más clientes».
  4. El mundo es un pañuelo. En el caso de optar por dejar el trabajo, hay que ser lo más cordial y abierto posible. Las despedidas de las películas en las que un empleado tira el café a su jefe son pura ficción, ya que uno nunca sabe dónde va a llevarle la vida en cuestión de un año por lo que hay que tratar de dejar abiertas todas las puertas posibles.
LEER
Hábitos que podrían mejorar su coeficiente intelectual

Vía | ITEspresso.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.