Proyecto de ley de estándares abiertos

Hace unos meses les contaba de mis experiencias con estándares libres en la administración pública y su confrontación con formatos privativos. De aquel post, se podría sacar una conclusión muy sencilla: el Estado debe utilizar estándares libres para todos los documentos que cree y utilice. Este fin de semana lei una entrada muy interesante en el blog de Thalskarth, donde nos cuenta que la Fundación Vía Libre está trabajando en conjunto con el diputado Eduardo Macaluse para la creación de un proyecto de ley de estándares abiertos.

El proyecto se basa en cuatro puntos fundamentales, que son los siguientes:

  1. Estar universalmente disponible para su lectura e implementación
  2. No forzar al usuario a utilizar productos de proveedores o grupos determinados
  3. Ser implementado y utilizado libremente por cualquier persona, sin regalías, derechos o cargos, excepto los que el organismo normalizador pudiera requerir para certificar el cumplimiento.
  4. No favorecer a un implementador por encima de otro u otros por ninguna razón distinta al cumplimiento de la especificación.

Quienes quieran, pueden leer el borrador aquí y si se animan, pueden participar. ¡Ojalá que este proyecto avance y no quede «encajonado» como tantos otros! No es un medida tan transgresora ni revolucionaria, solo se trata de un cambio de formato. ¡Hasta las ultimas versiones de Microsoft Office pueden utilizar este estándar!

Imagen: Josegjimenez

En la práctica, el estándar OOXML de Microsoft no existe

El tema de los estándares es algo muy recurrente, ya que su utilización es indispensable para que todos podamos ver lo mismo, ya sea en la Web o en documentos de ofimática. Pero siempre que se tocan estas cuestiones, las empresas hegemonicas (lease Microsoft) reaccionan bastante mal; sienten que sus productos se verán perjudicados. Quizás por esta razón, decidieron crear ellos mismos un formato estándar para documentos de ofimática, el OOXML que lograron establecerlo como ISO.

Alex Brown trabaja en la subcomisión de la organización de normalización de estándares y esta muy enfadado con Microsoft, por el simple hecho de que la implementación de OOXML en Office 2010 no cumple con las normas ISO correspondientes. Claro, en cuanto a las «formas legales» todo esta bien, pero a la hora de llevarlo a la practica se ve que a Microsoft no le interesa demasiado. Es más, Brown se anima a decir que OOXML está destinado al fracaso como estándar abierto a menos que Microsoft cambie de rumbo.

Ademas, seamos sinceros, ¿no es paradójico que haya dos estándares, cuando la idea de los estándares es que sea sólo uno, único y universal?

Vía: FayerWayer

Imagen: FayerWayer