¿Qué son los NFT y cómo funcionan?

NFT

Los NFT o tokens no fungibles son elementos que se empezaron a popularizar el año pasado, y gracias a las malas prácticas y a que es una tecnología bastante nueva, actualmente no están pasando por un buen momento. De hecho, el mercado colapsó repentinamente, ya que los NFT estaban siendo usados de manera incorrecta, básicamente para especular con elementos que no debieron ser nunca NFT, debido a su escaso valor artístico y a la perversión del concepto.

Invertir en NFT, sin embargo, no es como invertir en criptomonedas, se trata de una inversión incluso más arriesgada, por lo qué, si estás pensando en invertir en alguno en este momento te recomendamos que tengas precaución y que no vayas a pensar en ellos como si fueran, precisamente, activos para la inversión sino como una tecnología que podría significar una revolución en la verificación de la propiedad intelectual. Sin más que agregar, hablemos de qué son y cómo funcionan los NFT.

¿Qué es un token no fungible?

Básicamente es un código que se adosa al código fuente de un archivo y lo convierte en algo único. Dicho código está enlazado con la blockchain de Ethereum, la cual valida la propiedad de dicho archivo en toda la red de computadoras que componen dicha blockchain. Tal como al invertir en criptomonedas, el código que identifica al propietario no puede ser vulnerado, ya que el mismo se encuentra respaldado por una enorme red que cada vez que crece se hace más infranqueable.

En concepto, eso sería un NFT, una nueva forma de validar la propiedad intelectual de una obra digital en específico. Puedes hacer un NFT de prácticamente cualquier archivo, y como no, se puede vender la propiedad del mismo y transferírsela a otro usuario de la blockchain, pero este pequeño inciso nos lleva a nuestro siguiente apartado.

¿Cómo funcionan los NFT y por qué se han estado usando mal?

Básicamente, un NFT es un archivo único que se distribuye a través de la red blockchain, quiere decir que ese archivo que validas es el original y es, por lo tanto, tuyo y solo tuyo, puedes copiarlo y enviarlo, pero no obtener el archivo digital. El problema, es que durante el tiempo que este mercado estuvo creciendo, se empezó a pervertir el concepto, creando NFTs que no tenían un valor artístico en sí mismos, y se movieron cantidades insanas de dinero alrededor de objetos que en realidad no tenían valor, generando una implosión de la burbuja.

Los NFT, además, no vienen con un contrato que te diga de manera expresa que los derechos de autor son tuyos, por lo que no puedes hacer nada con el objeto digital que compres. Esto se ha prestado en el pasado como confusiones y disputas legales, por lo que insistimos: lo que compras al invertir en NFT es la propiedad de 1 archivo, validada por la Blockchain y no vinculante en materia de derechos de autor.

Los NFT deberían usarse para registrar el archivo original de un artista o de un creador de contenidos, para que este pase a tener valor a medida que pasa el tiempo, pero no un valor artificial, sino uno artístico y que se convierta en una fuente de ingresos para él. Recuerda que, al invertir, siempre debes intentar entender en qué estás invirtiendo, de lo contrario, corres con el riesgo de perder tu inversión, en especial cuando se trata de tecnologías nuevas y controversiales como estas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad