Tip: ¿Cómo elegir la mejor distribución Linux?

0 Comentarios

En Twitteling.com publicaron un artículo con 5 consejos para elegir la mejor distribución Linux para nosotros. Si bien esto depende de cada uno de los usuarios en particular y de las prestaciones del equipo en el que se quiere realizar la instalación, me pareció una buena idea acercarles este Tip.

Razones para optar por GNU/Linux como el sistema operativo de uso diario son muchas. Pero que puede ser más difícil a la hora de pensar en migrar de Windows a Linux? Sin duda que decidirse entre las cientos de distribuciones GNU/Linux que coexisten hoy en día, y cual se adecua mejor a tus necesidades.

¿Cuál es la mejor distribución GNU/Linux para cualquiera de nosotros? Esto es claro que depende de muchos factores. Pero según un estudio de popularidad realizado recientemente por LinuxTrends, Ubuntu Linux es la distribución más popular. Incluso remarcan que Ubuntu tiene muchos beneficios para los usuarios, cada uno con su toque propio y personal.

Pero dejemos el favoritismo de lado, y vallamos directamente a lo que vinimos. A continuación los 5 consejos para elegir la mejor distribución GNU/Linux.

1. Habilidades:

Si Usted, o las personas cercanas a Usted no han usado Linux antes, es probable que prefieran continuar con una distribución que se adecue más a los usuarios principiantes. Seguramente que en lo primero que pensarán es en Ubuntu Linux. Pero además hay que tener en cuenta que son muy recomendables las distribuciones como Fedora, Linux Mint y openSuse. Personalmente, orientaría a un nuevo usuario a elegir por Ubuntu o Fedora y evitaría las versiones de software alpha, beta y release candidate (RC), ya que a veces pueden ser inestables.

Por otra parte, si el usuario se considera “avanzado”, le recomendaría distribuciones del tipo Debian, ArchLinux, Gentoo o Slackware.

2. Enfoque:

Si el trabajo del usuario se centra en algún área en particular de la informática, vale la pena comprobar las distintas opciones que nos brinda Ubuntu, como Edubuntu o UbuntuScience; o las diferentes Spins de Fedora.

3. Soporte:

Cada una de las distribuciones GNU/Linux tiene su propia comunidad de usuarios y desarrolladores, que en todo momento son los mejores lugares para obtener ayuda cuando surgen inconvenientes. Entonces, antes de decidirse por una distribución en particular, es buena idea observar a las distintas comunidades, visitando los foros relacionados, o sumándose a las listas de correos asignadas.

Si por el contrario no te sientes cómodo con esta forma de conseguir ayuda, ten en cuenta que además puedes optar por adquirir una distribución Linux de pago con soporte técnico del proveedor. Distribuciones como Red Hat Enterprise Linux y Suce Linux Enterprise Desktop suelen ser las mejores opciones en cuanto a distros comerciales.

4. Hardware:

Una de las grandes virtudes de Linux, es que puede funcionar perfectamente con hardware antiguo o computadoras viejas o consideradas obsoletas. Esto quiere decir que, a diferencia de Windows, no es necesario contar con máquinas de última generación.

Para aquellos que cuentan con equipos muy viejos, Puppy Linux es una de las mejores opciones. Para los sistemas de escritorio con recursos limitados, Xubuntu, Lubuntu, o ediciones Xfce de Debian o Fedora pueden ser muy útiles.

Pero si en cambio contamos con equipos modernos, los Live CDs pueden hacer una gran diferencia a la hora de elegir una distribución GNU/Linux, ya que si contamos con algún periférico o dispositivo de hardware en particular, es buena opción comprobar su funcionamiento de antemano. Es decir, asegurarnos que la distribución elegida soporta dicho dispositivo.

5. Software:

Si por algún motivo no puedes prescindir de algún software en particular, debes asegurarte con anticipación que la aplicación esta disponible en el ambiente GNU/Linux. Lo recomendable en este caso es consultar si existe, en primera instancia, una versión de código abierto. Si en cambio se trata de una aplicación propietaria, es aconsejable comprobar si alguien en la comunidad ha logrado ejecutarla en alguna distribución Linux. O en su defecto, podemos optar por Wine, una aplicación que permite ejecutar programas de Windows en Linux.

Luego de ver estos consejos, y sea cual sea la distribución a elegir, es buena idea probar en primera instancia un Live CD o Live USB, de forma que si la distro elegida no es la adecuada, nada se halla instalado en el disco de tu máquina. También muchos aconsejan comenzar con arranque dual (Windows y Linux) para que la migración no sea tortuosa. Incluso es aconsejable contar con algún material de lectura de referencia para los usuarios.

Y siempre recordar que, si la primera distribución elegida no es la adecuada, hay muchas más para probar!

Comentarios